Working girl


Working girl o Armas de mujer, de 1988 dirigida por  Mike Nichol es mi película preferida desde el primer día que la vi. Es ese tipo de películas que vuelves a ver cuando intentas conseguir un propósito y no paras de ver obstáculos y te da ese empujón para poder empezar con lo que sea.

Siempre he pensado que la película favorita de alguien dice mucho de una persona. La verdad es que la gente cuando se atreve a decir que una película es su favorita debería llevarse cuidado, a mi por lo menos cuando alguien me dice su película por determinado protagonista que pone de manifiesto unos valores cuestionables me resulta dificilísimo no hacer un juicio de valor.

He elegido esta película, a riesgo de la opinión que pueda crearse, por ser mi favorita, porque plasma de forma perfecta los enfrentamientos en la vida por las ambiciones desmesuradas de la gente superficial y el no poder confiar en nadie.

Tess McGill (Melanie Griffith) es una joven secretaria ambiciosa e inteligente que se ha formado en la escuela nocturna y está ansiosa por triunfar en el mundo de los negocios que hasta entonces no la tomaban en serio ninguno de sus jefes. Inicia una etapa con una nueva jefa superficial empieza a ser mas valorada. Pero tras las vacaciones de su jefa se da cuenta de que está preparando un importante plan de negocio basado en un informe que ella había preparado y que según le había manifestado no tenía ningún interés. Y a esto se le suma que descubre que su novio, con pocas aspiraciones, de toda la vida le pone los cuernos.  Esta situación le lleva a ejecutar ella misma el plan de negocio mientras su jefa está de viaje tomándose la justicia por su cuenta.  y evolucionando a una imagen mas seria. A partir de este momento nos encontramos con grandes momentos como en el que Tess dice “Tengo una mente para las finanzas y un cuerpo para el pecado ” a Jack Trainer (Harrison Ford). O en el que la amiga haciéndose pasar por su secretaria delante de Jack dice “¿Le apetece un sandwich, una coca-cola, una servidora?”.

Lo mejor de esta película es ver que a veces se puede vencer y desenmascarar a los Gigantes.

Os dejo una par de escenas de Tess con las gafas de estilo Andy Warhol.

working girlSiempre he querido ser una trabajadora que se dirige a Manhattan en el Ferry de Staten Island mientras escuchaba en mi ipod “Let the river run” de Carly Simon por culpa de esta película.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s